Dengue, zika y chikungunya: las otras amenazas

Ocupados y preocupados como estamos con la prevención y consecuencias de la pandamia de coronavirus, se suele no dar la debida atención a otras amenazas que conviven con nosotros, a través de la presencia del mosquito Aedes aegypti: el dengue, el zika y la fiebre chikungunya.

Se trata de tres patologías virales a las que estamos severamente expuestos en esta época del año, principalmente, por la extendida presencia del agente vector en nuestros ámbitos.

Cuando el mosquito se alimenta con sangre de una persona enferma de dengue y luego pica a otras personas, les transmite esta enfermedad. El contagio solo se produce por la picadura de los mosquitos infectados, nunca de una persona a otra, ni a través de objetos o de la leche materna. 

Sus síntomas son: fiebre acompañada de dolor detrás de los ojos, de cabeza, muscular y de articulaciones, náuseas, vómitos y cansancio intenso, y la aparición de manchas en la piel, picazón y/o sangrado de nariz y encías.

El zika, también es una enfermedad transmitida por la picadura del mosquito Aedes aegypti infectado, pero también se puede contraer a través de relaciones sexuales.

Los síntomas de enfermedad aparecen generalmente después de un periodo de incubación de 3 a 12 días, y pueden manifestarse de forma moderada o aguda, e incluyen: fiebre, conjuntivitis no purulenta, dolor de cabeza, dolor de cuerpo y en articulaciones (principalmente manos y pies), decaimiento, sarpullido e inflamación de miembros inferiores

Además, esta enfermedad puede ocasionar problemas neurológicos.

La fiebre chikungunya, por su parte, solo es causada por la picadura de un mosquito Aedes aegypti infectado, y no es transmitida de persona a persona. El nombre significa “aquel que se encorva” ya que describe la apariencia inclinada de las personas que lo padecen por los dolores musculares y articulares que provoca.

Su sintomatología comienza generalmente de 3 a 7 días después de la picadura del mosquito. El síntoma más común es una aparición repentina de fiebre mayor a 38°, a menudo acompañada de dolor en las articulaciones. Otros síntomas que pueden aparecer son: dolor muscular, dolor de cabeza, náuseas, fatiga y erupción cutánea. El fuerte dolor en las articulaciones por lo general dura unos pocos días, pero puede llegar a persistir durante meses, afectando la recuperación total y el regreso a las actividades cotidianas.

En las tres enfermedades, como no existe una vacuna, la mejor forma de prevenir es disminuir los lugares donde se puedan criar mosquitos. Para ello, se deben eliminar los recipientes sin utilidad que pueden acumular agua (latas, botellas, neumáticos, trozos de plástico y lona), dar vuelta los que sí se usan (baldes, palanganas, tambores) o vaciarlos permanentemente (portamacetas, bebederos).

También se deben rellenar los floreros y portamacetas con arena húmeda, mantener los patios limpios y ordenados y los jardines desmalezados, limpias las canaletas y desagües de lluvia de los techos, y tapados los tanques y recipientes que se usan para recolectar agua.

También es importante prevenir la picadura del mosquito usando siempre repelentes y repelentes ambientales como tabletas y espirales.Utilizar ropa clara que cubra los brazos y las piernas, especialmente durante las actividades al aire libre; colocar mosquiteros en puertas y ventanas, y cuando sea posible, usar ventiladores o aire acondicionado en la habitaciones.

Los cuatro municipio de la Región Metropolitana Norte casi todo el año trabajan en la prevención de estas patologías, promoviendo el descacharrado, difundiendo consejos y fumigando las áreas de mayor presencia del mosquito.

En Tigre, en concordancia con considerar la importancia de la detección temprana de casos sospechosos, para dar tratamiento inmediato al paciente y evitar la expansión de la enfermedad, se creó en 2019 la Unidad de Vigilancia y Control contra el Dengue del Municipio, desde donde se monitorea la actividad del mosquito Aedes aegypti y se brinda respuesta ante posibles contagios. Las fumigaciones que se encaran se hacen en viviendas de personas que presentan dengue, para acotar su propagación.

Por su parte en Vicente López, en un trabajo en conjunto con la secretaría de Fiscalización y Control, y la secretaría de Salud, se realizan diagnósticos, seguimiento y atención integral a los pacientes confirmados o sospechosos de dengue, zika o chikungunya. Además, continúan los operativos de fumigación que se llevan adelante en las primeras horas de la mañana en todos los barrios del partido.

Cuando existe un caso sospechoso, identificado por la autoridad de Salud, se procede a fumigar la vivienda y las zonas aledañas. Debido a los protocolos de prevención por el Covid-19 solamente se ingresa con todos los cuidados necesarios a la vivienda donde hay algún paciente sospechoso.

Asimismo, el municipio de Vicente López brinda a los vecinos consejos de prevención para evitar los contagios.

En caso de presentar algún síntoma, el vecino podrá comunicarse con urgencias médicas al 107, o dirigirse a los siguientes puntos: Hospital Dr. Bernardo Houssay, H. Yrigoyen 1757, Florida; Uri Dr. Burman, Ituzain-gó 5752, Carapachay; Uri Dr. Carrillo, F. Ameghino 946, Florida Oeste, o también en cualquiera de los centros de atención primaria de salud.

El municipio de San Isidro intensificó a partir de octubre del año pasado los operativos de prevención. Para eso, sumó equipos de última generación como un camión especial con una capacidad de carga de 7 mil litros del líquido que fulmina al mosquito Aedes aegypti, transmisor de estas enfermedades infecciosas. 

“Hace muchos años que invertimos para tener equipos de última generación. Son operativos que se hacen a lo largo del año, pero que se intensifican en esta época”, explicó el intendente Gustavo Posse, tras supervisar uno de los operativos en el Bajo de San Isidro.

Leandro Martín, subsecretario de Espacio Público, señaló: "Desde el área de Control de Vectores hacemos fumigaciones espaciales durante la madrugada en todas las localidades. Para eso, tenemos maquinaria propia y un camión eco ambiental de última generación con una turbina que permite un gran alcance”.

En San Fernando, mediante una campaña de divulgación, descacharreo y fumigación en barrios, el Municipio busca controlar la reproducción del mosquito Aedes Aegypti. Como todos los años,  se pusieron en marcha los operativos de prevención y se intensificaron en los espacios públicos.

Recientemente en el casco céntrico de San Fernando, se llevaron a cabo tareas de prevención mediante fumigación, como parte de una campaña que abarca a todo el Municipio. En esta ocasión, se realizó en las plazas Mitre y San Martín. 

Desde la dirección de Investigación y Cuidado de los Recursos Naturales del Municipio pusieron énfasis en señalar que se utiliza un producto inocuo que mata por contacto directo con el mosquito, pero que cuando llega a la tierra se desactiva.