La propuesta de “Los libros circulan” cumple un año en la calle

Lucila Satti, coordinadora de la iniciativa y de la Biblioteca Municipal José Froilán González, señala que el número estimado de libros compartidos por mes es de 1500, entre los que los pasajeros pueden encontrar libros de todo tipo de género. “Se trata de llevar la cultura a espacios públicos, y por otro lado, es entender la cultura como una forma de participación activa. Los libros circulan rápidamente. El temor era que no circulen, que se queden ahí, y hemos visto que circulan e interesan”, añade Satti. 

No sólo se trata de fomentar la lectura y el contacto con los libros, sino también el hecho de hacerlo en un ámbito poco convencional y aspirar a generar una acción de lectura colectiva.

Cada uno de los libreros está apadrinado por una biblioteca popular del distrito y periódicamente recorre las estaciones para seguir difundiendo la iniciativa a los pasajeros y reponer libros, en caso de que haga falta.    

Además, durante las vacaciones de invierno se harán jornadas de promoción en las paradas en las que se ofrecerán libros para niños y se organizará un torneo interbibliotecario de Scrabble junto con la Asociación Argentina de Scrabble y la Red de Bibiliotecas.