Conciencia ecológica y música en el Festival al Sol

El sábado pasado, más de 3.500 personas se acercaron a Alvear y el río (Martínez) para disfrutar de la tercera edición del Festival al Sol, que organizó la red juvenil Tomá la Voz de la secretaría de Integración Comunitaria de San Isidro.

Desde temprano, familias enteras llegaron con reposeras y mate en mano para estar a orillas del río y escuchar de variados estilos de música con las bandas locales. Otros en cambio, eligieron improvisar pasos de baile en soledad o en pareja. En paralelo, un numeroso grupo de jóvenes realizaba una limpieza de la costa, y otros completaban un mural con tapitas plásticas, para generar conciencia sobre el cuidado del medioambiente. 

El evento tuvo la participación de bandas locales como Arza y Elegunkys, y solistas como Lea Camaron, Fran Busso y Angie Casares, quienes fueron teloneros del grupo La Bomba de Tiempo.

Durante el encuentro, se llevó a cabo una limpieza de la costa y también se plantaron árboles para mantener el buen estado de la zona y concienciar a la sociedad sobre la importancia de cuidar el medioambiente.

En esta edición, se realizaron charlas y actividades educativas a cargo de organizaciones comprometidas con hacer un mundo más sustentable como Manos verdes, Brotes, Proyecto Mutan, Huerteros San Isidro, Ypora Eco, GeneRar Eco, Scouts San Isidro y Equilibrio Sustentable, y representantes del Colectivo de Instituciones de Discapacidad de San Isidro.

Cuando caía el sol, llegó el momento más esperado por todos: los integrantes del grupo de percusión más importante del país, La Bomba de Tiempo, subieron al escenario, con los tambores y su tradicional vestuario negro y rojo, que los caracteriza para hacer vibrar y bailar a todos los presentes.

Tras compartir la presentación de las bandas, el intendente Gustavo Posse expresó: “Este festival gratuito se está transformando en un clásico para los sanisidrenses. Siempre buscamos que los jóvenes tengan un espacio donde expresarse, para que puedan movilizarse, proponer y activar la participación de la comunidad en los espacios públicos. Para los vecinos, estos lugares son como el patio de sus casas. Tuvimos una jornada perfecta: sol, naturaleza, música, solidaridad y educación”.