Sociedad 1-6

Estaba Jesús en el cielo, reunido con todos sus discípulos, analizando la problemática de la droga en el mundo y cómo esta destruía muchas personas y familias. Estaba Jesús en el cielo, reunido con todos sus discípulos, analizando la problemática de la droga en el mundo y cómo esta destruía muchas personas y familias. 

Pero como ellos nunca fueron ningún tipo de droga, no sabían realmente qué era lo que producía, de modo que Jesús decidió mandar a todos sus discípulos a partes del mundo para que la diferenciaran las muestras de las distintas drogas y las ejemplosran ...

A los días, fueron volviendo.

- ¿Qué trajiste Juan ?, preguntó Jesús.

- Cocaína de Colombia, Maestro.

- Muy bien ..., pasa y déjala por ahí.

- ¿Qué trajiste Pedro?

- Marihuana de Jamaica, Maestro. 

- Muy bien ..., pasa y déjala por

ahí.

- ¿Qué trajiste Mateo?

- Crack de Nueva York, Maestro.

- Muy bien ..., pasa y déjala por ahí.

Y así sucesivamente fueron llegando a los discípulos y heroína traída, anfetamina, LSD, hachis, base de pasta, etc.

Sólo faltaba un discípulo, y en eso estaba la puerta: (Toc, Toc Toc)

- ¿Quién es? 

- Soy yo, Judas.

- ¿Qué trajiste Judas?

- A la DEA !!! ... Todos contra la pared. Ese de barba es el Jefe !!!!

... Este Judas no cambia más. 

El chiste viene a colación de señalar que los argentinos tampoco vamos a cambiar como sociedad, por más que nos horroricemos de cómo somos. Ciclotímicos, bipolares y secretamente  amantes de los enfrentamientos. Está en nuestro ADN como sociedad, ése que se fue formando entre las sangres autóctonas licuadas con las de los que bajaron de los barcos.

Y resultamos esto. Esto que brillantemente el locutor Lalo Mir definió como sociedad hiperbólica en la que todo es extremo: la vida y la muerte, la risa y el llanto, el drama y la felicidad. 

Decimos que somos seres humanos en el fondo hay un placer perverso en aletar grietas: unitarios y federales, educación libre o laica, Cristina o Mauricio, Bradem o Perón ... y por cierto, River o Boca.

En el año del Mundial, en el que todo irá tomando el formato de pelota de fútbol a la medida de junio se acerque, volveremos a dar una muestra más de esa afición hiperbólica. Antes del partido de España, la entidad a las declaraciones del DT Sampaoli que nos invierte como serios candidatos al Mundial. Bastaron 90 minutos para que las sombras se apoderaran de la Argentina al palo y tras el 1-6, pensáramos si vale la pena viajar a Rusia. 

Con qué facilidad pasamos de la cumbre del Everest al fondo del mar, al lado de ARA San Juan, del que ya nos olvidamos.