“EN EL CAMPO MUNICIPAL DE SAN ISIDRO DESCUBRÍ QUE LA GIMNASIA ARTÍSTICA ES MI PASIÓN”

Unas 30 nenas de entre 4 y 17 años, bajo las constantes indicaciones de profesores especializados, entrenan a diario en los cuatro elementos más importantes de la gimnasia artística: saltos, paralelas, viga y suelo.

“Nuestros talentos son producto de los campos municipales y de las colonias de verano. Allí vemos las niñas que son aptas para competir en las distintas disciplinas. En la gimnasia artística se las derivan al Campo Nº 5 para realizar otro tipo de entrenamiento. Con el paso del tiempo nos representan en importantes torneos provinciales y nacionales”, cuenta el director de Deportes, José María Goyanes.

“Quizás lleguen a ocupar un podio muy alto, pero nuestra verdadera meta es que los chicos se formen y que se eduquen a través del deporte”, remarca.

Los entrenamientos del equipo municipal de gimnasia artística tienen el valioso aporte del coordinador Federico Molinari, el gimnasta que llegó a la final en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Las niñas llegan a este grupo tras la pre-selección que se realiza en los seis campos municipales. Luego, durante dos meses están a prueba para comprobar si se adaptan al nuevo entrenamiento para pasar a un pre-equipo. Finalmente, en un año, se prepara a las alumnas que de acuerdo a sus habilidades físicas y actitudes puedan presentarse en las competiciones.

“El cuerpo se mueve con mayor elasticidad que en otras disciplinas, por lo que provee el nivel más amplio de estiramiento y elongación. Esto favorece la flexibilidad y coordinación. Estas ventajas son para todas las edades, sin importar cuando se comenzó a practicar. Son buenas en el desarrollo de un chico", señala la profesora Liliana Lavalle.

Las clases se dividen en tres grupos: lunes a viernes, miércoles y viernes, y martes y jueves con un total de 6 a 8 horas semanales.

“Cuando era muy chiquita me gustaba treparme, colgarme, andar en rollers, y una vez que conocí la gimnasia artística descubrí mi pasión. Amo hacer esto y en este lugar tenemos todo para aprender. Los profesores son muy buenos y tienen mucha paciencia”, comenta Maite Suárez de 11 años, quien entrena hace tres en el Campo Nº 5.

“Espero ansiosa a que lleguen los días de entrenamiento. Lo que más me gusta es hacer saltos y pruebas de suelo. Es increíble todo lo que nos dan en San Isidro”, concluye Ailén Giménez, de 9 años.