Publicidad

UTEDYC Zona Norte

Ud. está en:
Home  >>  Municipales  >>  San Isidro
Noticias
Pedofilia: Todo lo que se escondió tras las puertas del San Juan el Precursor
(Por Ana M. Scardaccione). En la década del 70 en uno de los colegios más aristocráticos de zona norte, había sucedido un hecho aberrante  y hoy repudiado suceda donde suceda: la violación y abuso de niños de entre 9 y 12 años. Pero lo que es peor, si cabe, a manos de un docente.

La gran conmoción que produjo en la sociedad se debió principalmente por cuándo se descubrió: 30 años después. Hoy parece impensable, que los niños no hablaran, que los padres no denunciaran los hechos, que las autoridades del colegio no tomaran cartas en el asunto. Treinta años después un pequeño grupo de ex alumnos que no pudo seguir ocultándose a sí mismos lo que había pasado, decidió hacer público lo ocurrido, en el programa televisivo Código Penal que conducía el periodista Rolando Graña en el año 2004.

Entre escraches en el barrio, cámaras ocultas, reuniones de víctimas y victimario y la difusión pública, salió a la luz un hecho terrible y lamentable: un queri-dísimo profesor de dibujo y pintura, Peter Malenchini, adorado por sus alumnos de primaria, artista reconocido en su vida particular como pintor, se había pasado 9 años abusando de los niños en su taller de plástica, en el colegio y en los campamentos adonde los acompañaba. Hasta en las propias casas donde iba como invitado querido y respetado por los padres de sus propios alumnos. 

En su libro “El secreto de San Isidro. Una historia real”, el periodista Nicolás Cassese, también ex alumno del colegio San Juan el Precursor, cuenta que después del programa de Graña, el presidente del Directorio, Alberto Denna, hizo llegar una carta a todos  los egresados con el fin de dejar claro el porqué de las decisiones tomadas en aquella época.

“Habrá diversas valoraciones sobre la responsabilidad que pudo caberle al colegio por haberlo tenido entre sus filas y sobre el modo como fue desvinculado (por el profesor Malenchini). Hoy estimamos que lo realizado fue hecho en total concordancia con los padres que se acercaron a plantear el problema, de la mejor manera posible según el honesto entender de quienes así obraron en conformidad con los parámetros culturales de la época en que transcurrieron los hechos. Es muy fácil hoy juzgar a padres y autoridades del colegio de hace treinta años con las pautas culturales y pensamientos actuales.

”Independientemente de lo que las autoridades hayan hecho o dejado de hacer en su momento, lo cierto es que de haber pretendido avanzar más les hubiera sido imposible. Los delitos en cuestión, al ser de aquellos denominados de acción privada, solamente pueden ser denunciados en forma exclusiva por los propios damnificados y en este caso, por tratarse de menores, solamente por sus padres. Por eso rogamos que se entienda que tanto padres como autoridades han actuado de la manera que creyeron mejor, seguramente para salvaguardar la privacidad del niño, aunque ahora nos resulte más difícil entenderlo. Probablemente hoy se actuaría de otra manera, porque de ocurrir hoy los padres no dejarían de hacer una denuncia penal inmediata y el colegio, con seguridad, los alentaría y acompañaría en esa decisión”.

O sea, los padres no denunciaron por temor al qué dirán, la vergüenza o el descrédito de sus apellidos, las autoridades del colegio, tanto laicas como los integrantes de la curia sanisidrense, prefirieron echar al docente abusador en silencio y sin dar explicaciones por no afectar el buen nombre de la institución, sin pensar que así el abusador iba a seguir haciéndolo en otros colegios, en otros talleres, durante otros campamentos, con la complicidad de quienes prefirieron callar, ocultar, silenciar.

Y lo que tampoco se pensó en aquel momento, cuarenta y cinco años atrás, fue en los niños que habían sido abusados, victimizados y traumatizados, arruinando sus vidas más allá de lo imaginable, aunque hubiera parecido que el silencio los había salvado. Pero no, el silencio de ellos mismos, de sus padres y maestros solamente los habían esclavizado, haciendo que pensaran que ellos eran los verdaderos culpables. Por lo menos, alguna culpa. 

Crecieron y estudiaron, formaron familias, maduraron, pero en el fondo, muy en el fondo de sus pensamientos, el silencio los estaba matando. Por eso lentamente empezaron a juntarse, a conversar, a sacar afuera lo que los torturaba. Así fue como con mucho miedo, el miedo de afrontar el qué dirán, la vergüenza, los tabúes, decidieron comenzar con escraches, poniendo al antiguo profesor en evidencia, tratando de que no repita la nefasta historia. Alguna vez tuvieron comunicaciones telefónicas, donde el docente admitía su culpa. No buscaban que termine en la cárcel, porque el crimen ya había prescripto. Pero querían que lo admita, que confiese, que les confirme que no había sido culpa de pequeños de entre 9 y 12 años, de ellos, las víctimas. Luego vino la idea de la cámara oculta; lo citaron, hablaron, luego el punto final, darlo a conocer todo, con nombres y apellidos en el programa de televisión. Hacerlo público. 

Sólo así, contándolo, sacándolo afuera, exponiéndolo a la luz de los spots televisivos, a la vista del público, pudieron empezar a sanar. A quitarse de encima años de dolor y de secretos. Empezaron a vivir de verdad sin ocultamientos ni mentiras. 

A partir de que toda su vida salió a la luz, Peter Malenchini tuvo que abandonar sus talleres, su galardonada vida de artista y desaparecer de Buenos Aires.

Primero vivió en Rosario, luego en Entre Rios y finalmente falleció en Rosario, en 2015, de cáncer, a la edad de 68 años, llevando consigo su pesada carga.

En la actualidad una reforma al Código Penal hace que la prescriptibilidad de los delitos contra la integridad sexual de personas menores de edad, comience con la presentación de la denuncia. Y prevé la inhabilitación especial perpetua cuando el autor se hubiese valido de su empleo, cargo, profesión o derecho para cometer el hecho.

En la actualidad también, la gran mayoría de víctimas de abusos, ya no se callan. Eligen vivir tal vez con vergüenza pero libres. De culpas y de mentiras. En la actualidad los padres están muy atentos, preguntan, indagan, observan. Y no se callan.  En la actualidad, las autoridades de escuelas y colegios piensan dos veces antes de hacer la vista gorda ante deslices de sus docentes. Y los docentes también se cuidan, por-que se ha pasado del silencio total al miedo a denuncias injustificadas o justificadas.

Cambios en este país y en todo el mundo, que vemos a diario en los noticieros y los periódicos. Cambios para mejor, para que nuestros niños y adolescentes puedan transitar sus vidas sin culpas, sin silencios, ni mentiras orquestadas para preservar nefastas hipocresías.

Publicidad
Publicidad

San Isidro

Sitios Amigos

HCD Tigre

Las 10 + leídas
SAN ISIDRO TE ESCUCHA EXTIENDE SU CIERRE DE INSCRIPCIÓN
1167
------------------------------------
Un camino entre el miedo y el amor
1050
------------------------------------
La poesía se dejó oir en el HCD de San Isidro
1041
------------------------------------
Gran actuación de la M15 del Puerto Madryn Rugby Club
1028
------------------------------------
JUAN CARLOS CARRERA: PASIÓN POR VIVIR, PASIÓN POR EDUCAR
937
------------------------------------
San Isidro se une al programa “connected citizens” de Waze para mejorar el tránsito
928
------------------------------------
Plan de poda y arbolado 2018
922
------------------------------------
Más de 170 mil vecinos ya tienen su tarjeta ciudadana
901
------------------------------------
El Nido de San Isidro atendió más de 24 mil consultas en 2017
891
------------------------------------
Se exhibe la muestra “Arquitectura Vibrante”
660

Clima
Publicidad

 

Cotización del Dolar

Cotización

Dolar:
C: ${dolar_c} V: ${dolar_v}

Euro:
C: ${euro_c} V: ${euro_v}

FUENTE